Escuelas de Bolos

El método tradicional de aprendizaje del juego de bolos era acudir a ver a los adultos y esperar a que la bolera quedara libre para imitarlos. En la década de los setenta, la Federación Cántabra, y más concretamente su secretario Manuel Martínez Pelayo, puso en marcha las competiciones de niños, las llamadas categorías menores. Si en un principio eran los colegios los que participaban, poco a poco se fueron incorporando las peñas, estando supeditada toda la actividad al trabajo de maestros y aficionados. Entre los primeros, citar a José Manuel Riancho en Cóbreces y Fernando de la Torre en Roiz. Entre los segundos, José Luis Laguillo en Villanueva de la Peña, Vicente Sámano en Torres, Andrés Sáiz “el de la Mali”  o Jenaro “el de El Lobio”, en Tanos. Y entre las peñas, el buen trabajo desarrollado en Torrelavega por la Escuela Ico Mallavia, la primera que utiliza ese nombre.

Pero cada vez eran menos los practicantes, especialmente en los colegios. Desde la Federación se observa que disminuye el número de practicantes, y con ello se pone en peligro el juego de adultos a corto plazo. En 1989, la Federación Cántabra establece un programa de formación de jugadores que recibe el nombre de Escuelas de Bolos canalizadas principalmente a través de los Ayuntamientos.

Los Ayuntamientos y la Federación, con las ayudas del Gobierno de Cantabria, aportan el cincuenta por ciento de los gastos destinados a gratificar al monitor, comprar materiales y desplazamientos. Y se firma un convenio con Caja Cantabria para equipar a todos los alumnos y monitores. En la actualidad lo hace otra entidad bancaria, CaixaBank.

El monitor, durante seis meses, generalmente de abril a septiembre, reúne a un grupo de alumnos dos o tres días a la semana, organizándoles bien por edad o bien por nivel de juego. Cuando las condiciones se lo permiten, participa en las distintas competiciones de liga y campeonatos expresamente organizados para esas categorías menores, niños y niñas, desde los 8 a los 16años. Aunque hace unos años se llegó a contar con más de mil alumnos repartidos en 50 Escuelas, en la temporada 2015, el número de alumnos fue de 770 pertenecientes a 38 Escuelas (34 de Bolo Palma, 2 de Pasabolo Tablón y 2 de Pasabolo Losa). La modalidad de Bolo Pasiego no tiene ninguna Escuela porque hay poca población infantil y no les queda otro remedio que utilizar el método tradicional, es decir, aprender viendo jugar a los mayores.

Aunque el programa Escuelas está plenamente consolidado (más de las tres cuartas partes de los jugadores de la Diviksión de Honor han salido de las Escuelas), tres son los problemas que obligan a no bajar la guardia: descenso de la natalidad en las zonas rurales, competencia de otras disciplinas deportivas y la dificultad de aprendizaje inicial que hace desistir a muchos principiantes.

Documentos de interés

Últimas noticias

14/02/2017

Reunión Escuelas

El próximo miércoles día 22 de febrero, a las 7,00 de la tarde, en el aula Madera de Ser (Instalaciones de la Federación Cántabra de Bolos) se celebrará la reunión anual de Escuelas de comienzo de temporada. Asuntos a tratar: Programación de la temporada 2017: calendario y horarios Relación de alumnos: licencias Material deportivo – CaixaBank Bases de competición de Ligas de categorías menores Liga Escolar Infantil y Regional Cadete: inscripción, organización de grupos y propuestas de calendario. Liguilla Alevín-Benjamín y Liga de Féminas Menores: inscripción provisional y propuestas de calendario Ruegos y preguntas.

25/02/2016

Reunión de Escuelas

En el Aula Madera de Ser se reunieron los responsables de las distintas Escuelas de Bolos, con David Abascal, nuevo coordinador de las mismas en la Federación Cántabra en sustitución de Fernando de la Torre, quien ha venido ejerciendo dicha función desde el nacimiento del Programa de Escuelas en 1990, y que ha pasado a dirigir el colectivo arbitral. El objetivo de la reunión, como cada comienzo de temporada, fue trazar las líneas a seguir en el desarrollo de las mismas y de las competiciones en las que participan. En resumen, se trataron los siguientes temas: calendario y horarios; relación...